En el momento en el que se produce una defunción, la familia se encuentra en una situación complicada en la que, además de tener que afrontar la pérdida de un ser querido, le asaltan un gran número de dudas como qué tienen que hacer ahora, qué pasos deben seguir, qué tramites tienen que realizar, etc. 

En esta breve guía vamos a tratar ayudar a todas estas personas que encuentren en una situación tan delicada, abordando de una forma clara y sencilla la información que han de conocer y los trámites que es necesario realizar.

¿Cómo se lleva a cabo la inscripción de la defunción?

  • Si se produce en un centro hospitalario, residencia geriátrica, o en cualquier otro lugar en el que hay un médico que puede certificar inmediatamente el fallecimiento, en el centro se encargarán de comunicar la defunción y realizar la inscripción de la defunción de manera telemática. 
  • Si se produce en un lugar donde no haya un médico que pueda certificar inmediatamente el fallecimiento. La inscripción de la defunción la deben realizar los parientes o personas que convivan con la persona fallecida o, en su defecto, los vecinos. Si ocurre fuera de casa, además de los parientes, estarían obligados el jefe del establecimiento donde ocurra el fallecimiento o la autoridad competente. Se realizará en el Registro Civil, presentando el Certificado Médico de Defunción y el DNI o pasaporte de la persona fallecida, junto con el formulario oficial.

Los documentos que se necesitan para poder inscribir la defunción en el Registro Civil son:

  • Certificado médico de defunción. Debe hacerlo un médico, en el impreso oficial timbrado expedido por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, de venta en farmacias, cuyo precio en 2019 es de 3,63 euros. La expedición del certificado es siempre gratuita, pero el médico podría cobrar honorarios por el acto consistente en la exploración del cuerpo y la comprobación médica del hecho de la muerte y su causa.
  • El DNI de la persona fallecida.

Trámites y gastos del sepelio

Para dar respuesta a esta cuestión, es importe que la familia conozca si el fallecido tenía un seguro de decesos o no:

  • Si la persona fallecida tenía suscrito un seguro de decesos, la familia tendrá que contactar con la compañía de seguros para comunicar la defunción, quien a partir de ese momento se encargará de llevar a cabo las gestiones correspondientes para el sepelio y pondrán a disposición de los familiares los servicios contratados en la póliza (coche fúnebre, flores, etc, gestión de documentación post-morten)
  • Si la persona fallecida no tenía  suscrito un seguro de decesos, sus familiares deben asumir todos los trámites burocráticos y gastos que conlleva inhumarlo, contratando los servicios de una empresa funeraria, o bien, realizar la contratación de los servicios uno por uno, de manera particular.

Documentación básica necesaria para poder iniciar los trámites sucesorios

Certificado literal de defunción

¿Qué es? Es el documento oficial que acredita la muerte de una persona. Contiene la fecha, hora y lugar del fallecimiento

¿Cómo se solicita? Dependiendo de la forma en la que se realice la solicitud.

  • Presencialmente: en el Registro Civil Único. Tendrá que aportarse los siguientes datos:

Indicación del nombre, apellidos del fallecido o fallecida, y fecha y lugar de fallecimiento.

  • Por correo o por fax dirigido al Registro Civil indicando claramente el nombre y la dirección postal a la que se vaya a enviar el certificado, haciéndose constar en la solicitud los siguientes datos: Nombre, apellidos, y DNI de la persona que solicita el certificado y Nombre y apellidos del fallecido o fallecida, lugar y fecha del fallecimiento.
  • Por Internet: para realizar este trámite por internet debe acceder a la Sede Electrónica del Ministerio de Justicia.

¿Cuándo puedo solicitarlo? Deben haber transcurrido 24 horas desde el fallecimiento.

Certificado de últimas voluntades

¿Qué es? Es el documento oficial que acredita si una persona ha dejado testamento o no y ante qué notario y la fecha del último testamento. De haber otorgado varios testamentos será válido el último de ellos.

¿Cómo se solicita? Dependiendo de la forma en la que se realice la solicitud.

  • Presencialmente o por correo, en las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia), donde, una vez abonada la tasa correspondiente
  • De forma telemática, si se dispone de certificado digital. Para solicitarlo, debe rellenar el impreso 790,  que puede descargar y tramitar a de forma telemática si se dispone de certificado digital.

*Para hacer este trámite es necesario aportar el certificado literal de defunción

¿Cuándo puedo solicitarlo? Transcurridos 15 días hábiles a partir de la fecha del fallecimiento.

Certificado de Seguros con cobertura de fallecimiento

¿Qué es? El certificado de contrato de seguros de cobertura de fallecimiento acredita los contratos vigentes en los que figuraba como asegurada la persona fallecida y con qué entidad aseguradora.

¿Cómo se solicita? El trámite se realiza de la misma manera y en el mismo organismo que el certificado de Ultimas voluntades

¿Cuándo puedo solicitarlo? Transcurridos 15 días hábiles a partir de la fecha del fallecimiento.

*Es importante que se revise también si el fallecido tenía otros seguros de vida que suelen hacerse, muchas veces de carácter gratuito (suscritos por la empresa para la que trabajara, bancos, préstamos, tarjetas de crédito, etc.) que podrían cubrir algunas deudas, según los casos.

Trámites a realizar ante notario

En primer lugar, hay que hacer la siguiente diferenciación en función de si el fallecido había otorgado testamento o no:

En caso de que hubiera testamento:

Los herederos deberán acudir a la notaría donde se encuentre depositado y solicitar una copia autorizada del mismo. Para realizar dicha solicitud la documentación que se tendrá que aportar en el Notario es la siguiente:

  • Certificado de defunción
  • Certificado de últimas voluntades
  • Tu documento nacional de identidad
  • Documentación que acredite que eres «parte interesada», es decir, sobre el grado de parentesco y sobre la relación familiar con el difunto

Una situación que nos podemos encontrar es que el Notario referenciado no siga en activo. En este caso, el Consejo General del Notariado o el Colegio de Notarios del lugar del lugar donde ejercía te podrán indicar que notaría lleva ahora ese asunto En esa notaría obtendrás la copia del testamento.

En caso de que no existiera testamento:

Los herederos tendrán que acudir a un notario para realizar el acta de declaración de herederos abintestato.

La familia tiene libertad para elegir la notaría que prefiera, pero se tiene que encontrar en uno de los siguientes territorios:

  • en el lugar en que hubiera tenido el fallecido su último domicilio o residencia habitual;
  • donde estuviere la mayor parte de su patrimonio;
  • o en el lugar en que hubiera fallecido

¿Qué documentos hay que aportar para realizar la declaración de herederos?

  • El certificado original de defunción del fallecido
  • El certificado de últimas voluntades en el que conste que no dejó testamento.
  • El Documento Nacional de Identidad del fallecido
  • los documentos de identidad de todos los que seréis declarados herederos
  • los documentos que acrediten el parentesco con el finado o el interés legítimo en la herencia, es decir, certificados de matrimonio, de nacimiento, libros de familia, etc.

¿Cómo se realiza el trámite?

Cuando la Notaría disponga de toda esta documentación, preparará el acto de declaración de herederos y les citará para la firma.

Ese día bastará con que acuda sólo uno de los herederos, acompañado eso sí de dos testigos. Una duda muy frecuente es si los testigos pueden ser familia o no. La respuesta es que pueden serlo perfectamente.

Una vez finalizado el acto deberás esperar 20 días hábiles (es decir, sin contar sábados, domingos ni festivos) para recogerla.

Posteriormente, y una vez determinado quienes son los herederos, se procederá a la firma de la oportuna Escritura de Adjudicación de Herencia, donde los herederos se adjudicarán su parte proporcional del caudal hereditario. Para este trámite, con carácter general, el Notario va a requerir a los herederos la siguiente información: 

  • Identificación de los bienes de la herencia: nº de cuenta, referencia catastral de los inmuebles, datos de vehículos…
  • Valor de los bienes de la herencia: saldo en cuenta a fecha del fallecimiento, valor de los inmuebles, valor de los vehículos…

Esta escritura de manifestación y adjudicación de herencia se tendrá que ir a firmar a la Notaría junto con los demás herederos.

Trámites de impuestos:

EL heredero tiene la obligación legal de liquidar los siguientes impuestos:

Impuesto de Sucesiones:

Debe presentarse en cualquiera de las oficinas liquidadoras de la Consejería de Economía y Hacienda de la comunidad autónoma correspondiente a la residencia habitual del fallecido (modelo 650)

Plazo: 6 meses desde la fecha del fallecimiento

Incremento Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Plusvalía):

En el caso de que haya heredado bienes inmuebles, tendrá que abonarse este impuesto y así poder cambiar la titularidad del inmueble en el Ayuntamiento donde se encuentren situados.

Plazo: 6 meses desde la fecha del fallecimiento

Declaración de IRPF de la persona fallecida en el periodo correspondiente, en caso de que por sus ingresos tuviera obligación de hacerlo, o, aunque no tuviera que presentarla, tuviera derecho a devolución.

TRÁMITES ANTE EL INSS

Como consecuencia de un fallecimiento puede generarse derecho a una prestación de la seguridad Social. Este tipo de prestaciones tiene por objeto proteger a los familiares que dependían económicamente del trabajador o pensionista fallecido.

A continuación, vamos a analizar las prestaciones más habituales que se generan cuando se produce una defunción así como su solicitud.

Pensión de viudedad

¿Qué requisitos debe reunir el fallecido para que se genere derecho a pensión de viudedad?

Será necesario acreditar un período de cotización, que variará según la situación laboral del fallecido y de la causa que determina la muerte:

  • Si el fallecimiento es debido a enfermedad común:

Si está en el momento de la defunción en situación de alta (es decir trabajadores en activo), o bien en situación asimilada a la de alta (es decir, situación legal desempleo, subsidio desempleo, paro involuntario, excedencia forzosa, inactividad en trabajos de temporada, situación de incapacidad temporal una vez extinguido el contrato…), es necesaria cotización de 500 días dentro de un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores al fallecimiento o 15 años a lo largo de toda la vida laboral.

  • Si el fallecimiento es debido a accidente, sea o no de trabajo, o a enfermedad profesional no se exige período previo de cotización.
  • Las personas que, en la fecha del fallecimiento, «no se encuentren» en alta o en situación asimilada a la de alta, causarán derecho a pensión siempre que reúnan un período mínimo de cotización de 15 años a lo largo de toda la vida laboral.
  • Pensionistas (jubilación, incapacidad permanente): No se exige período de cotización
  • Trabajadores que hubieran cesado en su trabajo con derecho a pensión de jubilación y falleciesen sin haberlo solicitado.

¿Quién puede ser beneficiario de la pensión de viudedad?

El cónyuge del fallecido, con carácter general.

Excepción: En el supuesto de fallecimiento derivado de enfermedad común anterior al matrimonio, deberá acreditar uno de los siguientes requisitos: 

  • Que existan hijos comunes. 
  • Que el matrimonio se hubiera celebrado con un año de antelación al fallecimiento. No se exigirá dicha duración del vínculo matrimonial, cuando en la fecha de celebración del mismo se acreditara un periodo de convivencia con el causante como pareja de hecho que, sumado al de duración del matrimonio, hubiera superado los dos años.

Cuando el cónyuge no acredite uno de estos requisitos, podrá acceder a una prestación temporal de viudedad, siempre que reúna el resto de los requisitos exigidos (alta y cotización del fallecido) (PARA MAS INFORMACIÓN VER APARTADO REFERIDO A PRESTACIÓN TEMPORAL DE VIUDEDAD)

¿Pueden tener derecho a la pensión las personas separadas legalmente o divorciadas?

Pueden ser beneficiarios de la pensión de viudedad, pero han de cumplir una serie de requisitos:

  • Los separados judicialmente o divorciados, siempre que en este último caso no hubieran contraído nuevo matrimonio o constituido una pareja de hecho, cuando sean acreedores de la pensión compensatoria.( Pensión reconocida en Sentencia que uno de los cónyuges tiene que abonar a otro para compensar el desequilibrio que el cese de la convivencia ha generado en el nivel de vida de unos de los cónyuges, en relación al que tenia durante el matrimonio o dicha convivencia).
  • Cuando no sean acreedoras de pensión compensatoria, siempre que puedan acreditar que eran víctimas de la violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento; en defecto de sentencia, a través de la orden de protección dictada a su favor o informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios de violencia de género, así como cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho (aplicable a fallecimientos producidos a partir de 01-01-08).
  • Cuando la separación judicial o divorcio sea anterior a 01-01-2008, el reconocimiento del derecho a la pensión no quedará condicionado a que la persona divorciada o separada judicialmente sea acreedora de pensión compensatoria siempre que:
  • Entre la fecha del divorcio o separación judicial y la fecha del fallecimiento del causante, no hayan transcurrido más de 10 años. 
  • El vínculo matrimonial haya tenido una duración mínima de 10 años. 
  • Además, se cumpla alguna de las condiciones siguientes: o la existencia de hijos comunes del matrimonio; o que el beneficiario tenga una edad superior a los 50 años en la fecha del fallecimiento del causante.
  • A partir de 1-1-2013, también tendrán derecho a la pensión las personas divorciadas o separadas judicialmente antes del 1-1-2008, que no fueran acreedoras de la pensión compensatoria, aunque no reúnan los demás requisitos exigidos en el punto 3 siempre que:
    • Tengan 65 o más años, 
    • No tengan derecho a otra pensión pública y 
    • La duración del matrimonio con el causante de la pensión no haya sido inferior a 15 años.

¿Pueden cobrar la pensión las parejas de hecho?

Sí, siempre que acrediten lo siguiente:

  • Que el fallecimiento es posterior a 01-01-08. 
  • La inscripción de la pareja de hecho en el Registro, o la formalización de documento público (Notario) con una antelación mínima de 2 años con respecto a la fecha del fallecimiento del causante. 
  • Convivencia estable y notoria con carácter inmediato al fallecimiento del causante, con una duración ininterrumpida no inferior a 5 años. 
  • Que, durante el período de convivencia, ningún componente de la pareja estaba impedido para contraer matrimonio ni tenía vínculo matrimonial con otra persona. 
  • Que los ingresos del beneficiario no superen:
  • Durante el año natural anterior al fallecimiento, el 50% de la suma de los ingresos de ambos ( fallecido y su pareja), o el 25%  en el caso de inexistencia de hijos comunes con derecho a pensión de orfandad. 
  • O alternativamente que son inferiores a 1,5 veces el importe del SMI  vigente en el momento del fallecimiento, requisito que deberá concurrir tanto en el momento del hecho causante como durante su percepción. El límite indicado se incrementará en 0,5 veces la cuantía del SMI vigente por cada hijo común con derecho a la pensión de orfandad que conviva con el sobreviviente

¿Cuál puede ser la cuantía de la pensión?

  • El 52% de la base reguladora, con carácter general
  • El 70% de la base reguladora correspondiente siempre que, durante todo el período de percepción de la pensión, se cumplan los siguientes requisitos:
  • Que el pensionista tenga cargas familiares. Se entiende que existen cargas familiares cuando: 
    • Conviva con hijos menores de 26 años o mayores incapacitados, o menores acogidos. A estos efectos, se considera que existe incapacidad cuando acredite una discapacidad igual o superior al 33%.
    • Los rendimientos de la unidad familiar, incluido el propio pensionista, divididos entre el número de miembros que la componen, no superen, en cómputo anual, el 75% del salario mínimo interprofesional vigente en cada momento, excluida la parte proporcional de las dos pagas extraordinarias.
  • Que la pensión de viudedad constituya la principal o única fuente de ingresos, entendiendo que se cumple este requisito cuando el importe anual de la pensión sea superior al 50% del total de los ingresos del pensionista
  • Que los rendimientos anuales del pensionista (de viudedad) por todos los conceptos no superen la cuantía resultante de sumar al límite que, en cada ejercicio económico, esté previsto para el reconocimiento de los complementos por mínimos de las pensiones contributivas, el importe anual que, en cada ejercicio económico, corresponda a la pensión mínima de viudedad con cargas familiares. 

La pensión de viudedad, en cómputo anual, más los rendimientos anuales del pensionista, no pueden exceder el límite de ingresos del párrafo anterior. En caso contrario, se reducirá la cuantía de la pensión de viudedad a fin de no superar dicho límite.

Los tres requisitos exigidos deben concurrir simultáneamente. La pérdida de uno de ellos motivará la aplicación del porcentaje del 52% con efectos desde el día 1 del mes siguiente a aquél en que deje de concurrir dicho requisito.

¿Hay alguna otra circunstancian que pueda aumentar el importe de la pensión?

Sí, el 1 de Enero de 2016 entró en vigor el complemento por maternidad.

Complemento por maternidad

Cuando la beneficiaria de la pensión de viudedad sea una mujer que haya tenido 2 o más hijos, biológicos o adoptados, se le aplicará un complemento por maternidad consistente en un porcentaje adicional al importe de la pensión calculada de acuerdo con lo indicado en los apartados anteriores. Dicho porcentaje será del 5% en el caso de dos hijos, del 10% con tres hijos y del 15% en el caso de cuatro o más hijos.

Pensión de Orfandad

¿Qué requisitos debe reunir el fallecido (causante) para que se genere derecho a pensión de orfandad?

  • Si el fallecimiento es debido a enfermedad común:

Si está en el momento de la defunción en situación de alta (es decir trabajadores en activo), o bien en situación asimilada a la de alta (es decir, situación legal desempleo, subsidio desempleo, paro involuntario, excedencia forzosa, inactividad en trabajos de temporada, situación de incapacidad temporal una vez extinguido el contrato…), no es necesario acreditar un periodo mínimo de cotización. 

  • Si el fallecimiento es debido a accidente, sea o no de trabajo, o a enfermedad profesional no se exige período previo de cotización
  • Las personas que, en la fecha del fallecimiento, «no se encuentren» en alta o en situación asimilada a la de alta, causarán derecho a pensión siempre que reúnan un período mínimo de cotización de 15 años a lo largo de toda la vida laboral
  • Pensionistas (jubilación, incapacidad permanente): No se exige período de cotización
  • Trabajadores que hubieran cesado en su trabajo con derecho a pensión de jubilación y falleciesen sin haberlo solicitado.

¿Quién puede ser beneficiario de la pensión de orfandad?

Pueden ser beneficiarios de la pensión de orfandad:

  • Los hijos del causante que le sobrevivan, cualquiera que sea la naturaleza de su filiación, y reúnan determinadas condiciones:
  • Menores de 21 años
  • Mayores de 21 años  que estén incapacitados para el trabajo en un porcentaje valorado en un grado de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez
  • Mayores de 21 años y menores de 25 años, cuando no efectúen trabajos por cuenta propia o ajena o, cuando realizándolos, los ingresos obtenidos sean inferiores al salario mínimo interprofesional que se fije en cada momento 

Si el huérfano estuviera cursando estudios y cumpliera los 25 años durante el transcurso del curso escolar, la percepción de la pensión de orfandad se mantendrá hasta el día primero del mes inmediatamente posterior al de inicio del siguiente curso académico.

  • Los hijos del cónyuge que le sobrevivan y reúnan, también, determinadas condiciones:

También tienen derecho a la pensión de orfandad los hijos, cualquiera que sea la naturaleza legal de su filiación, que el cónyuge supérstite hubiese llevado al matrimonio, cuando, junto con los requisitos generales, concurran las siguientes condiciones:

    •  que el matrimonio se hubiese celebrado con dos años de antelación a la fecha del fallecimiento del causante;
    • que se pruebe que convivían con el causante y a sus expensas;
    • que no tengan derecho a otra pensión de la Seguridad Social, ni queden familiares con obligación y posibilidad de prestarles alimentos, según la legislación civil.

¿Cuál puede ser la cuantía de la pensión?

Con carácter general, se la aplica el porcentaje del 20% de la base reguladora

*Si el fallecimiento ha sido debido a accidente de trabajo (AT) o enfermedad profesional (EP), se concede, además, a cada huérfano una indemnización especial de una mensualidad de la base reguladora

¿Hay alguna circunstancia que pueda incrementar el importe de la pensión?

En los casos de orfandad absoluta, (asimismo, se asimila a huérfano absoluto el huérfano de un solo progenitor conocido) las prestaciones correspondientes al huérfano se incrementarán en los términos y condiciones siguientes:

  • Cuando a la muerte del causante no exista beneficiario de la pensión de viudedad, la cuantía de la pensión de orfandad se incrementará con el importe resultante de aplicar a la base reguladora el 52%.
  • Cuando a la muerte del causante exista algún beneficiario de la pensión de la viudedad, la pensión de orfandad podrá, en su caso, incrementarse en el importe resultante de aplicar a la base reguladora el porcentaje de pensión de viudedad que no hubiera sido asignado. 
  • Cuando el progenitor sobreviviente fallezca siendo beneficiario de la pensión de viudedad, procederá incrementar el porcentaje de la pensión que tuviera reconocido el huérfano, sumándole el que se hubiera aplicado para determinar la cuantía de la pensión de viudedad extinguida. 
  • En cualquiera de los supuestos previstos en los tres párrafos anteriores, si existen varios huérfanos con derecho a pensión, el porcentaje de incremento que corresponda se distribuirá a partes iguales entre todos ellos. 
  • Los incrementos regulados en los párrafos 1 a 4 en ningún caso darán lugar a que se supere el límite establecido para las pensiones por muerte y supervivencia. No obstante, dichos incrementos serán compatibles con la prestación temporal de viudedad, pudiendo ser reconocidos durante el percibo de esta última.
  • En caso de fallecimiento por AT o EP, la indemnización que se reconozca a los huérfanos absolutos se incrementará con la que hubiera correspondido al cónyuge o a quien hubiera sido cónyuge o pareja de hecho del fallecido. En caso de concurrir varios beneficiarios, el incremento se distribuirá a partes iguales entre ellos. 
  • Los incrementos establecidos sólo podrán ser reconocidos con respecto a uno solo de los progenitores, cuando concurran en un mismo beneficiario pensiones causadas por el padre y la madre.

¿Existe alguna otra circunstancia a tener en cuenta que modifique el importe de la pensión?

Cuando, el condenado por sentencia firme por la comisión de un delito doloso de homicidio en cualquiera de sus formas no pudiese adquirir la condición de beneficiario de la pensión de viudedad, o la hubiese perdido, los hijos del mismo que sean titulares de la pensión causada por la víctima del delito tendrán derecho al incremento previsto reglamentariamente para los casos de orfandad absoluta.

En los supuestos de violencia de género, cuando el progenitor superviviente hubiera perdido la condición de beneficiario de la pensión de viudedad, el huérfano tendrá derecho a los incrementos previstos para los casos de orfandad absoluta.

Auxilio por defunción

¿En qué consiste el Auxilio por defunción?

Consiste en el abono, por una sola vez, de 46,50 euros. 

¿Qué requisitos debe reunir el fallecido (causante) para que se genere derecho al auxilio por defunción?

La persona fallecida, debe encontrarse, en la fecha del fallecimiento, en alguna de las siguientes situaciones:

  • En alta o situación asimilada al alta. 
  •  Ser pensionista de jubilación o incapacidad permanente de nivel contributivo.

No se causa este derecho: 

  • Cuando el fallecido, en la fecha del fallecimiento, se encuentre en situación de no alta. 
  • Cuando se trate de trabajadores desaparecidos (bien sea en accidente, laboral o no, o desaparecidos por cualquier otra causa) y dados por fallecidos. 
  • Pensionistas del SOVI, ya que la prestación de auxilio por defunción no estaba contemplada dentro de la acción protectora de ese Régimen.

¿Quién puede ser beneficiario?

Quienes hayan pagado los gastos del sepelio. 

Salvo prueba en contrario se presume que dichos gastos han sido satisfechos por este orden:

  • El cónyuge. 
  • El sobreviviente de una pareja de hecho.  
  • Los hijos del fallecido que hayan convivido con él habitualmente. 
  • Los familiares que hayan convivido con el fallecido.

Solicitud de las prestaciones por defunción

¿Dónde se tramitan?

  • En los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social. No obstante, pueden ser presentadas en cualquier registro oficial ,
  • Si dispone de certificado digital, en la Sede Electrónica de la Seguridad Social en Ciudadanos

¿Qué plazos existen para proceder a su solicitud?

En cuanto a la pensión de viudedad y orfandad, puede hacerse en cualquier momento desde el fallecimiento, pero cuanto antes mejor, si se solicita después de tres meses del fallecimiento, puede perder parte de la pensión, ya que únicamente se abonará con una retroactividad máxima de tres meses a la fecha de solicitud.

En cuanto al auxilio por defunción, el plazo para su solicitud prescribe a los 5 años.

En el decreto de estado de alarma se estableció en la disposición adicional tercera la suspensión e interrupción de los plazos administrativos para la tramitación de los procedimientos de las entidades del sector público y se indicaba que el cómputo de los plazos se reanudaría en el momento en que perdiera vigencia el estado de alarma o, en su caso, las prórrogas del mismo.

Otros trámites a tener en cuenta tras una defunción:

Cuentas bancarias de la persona fallecida

Cuando los bancos conocen el fallecimiento de uno de los titulares de una cuenta, suelen proceder a bloquearla hasta que los herederos acrediten su legitimación para disponer del dinero o productos bancarios (acciones, bonos, etc) que hubiera en ella. Por lo tanto, necesitará para retirar el dinero o cancelarla la siguiente documentación:

  • testamento o, en su caso, declaración de herederos,
  • certificado de defunción,
  • certificado de registro de actos de última voluntad,
  • justificante de la liquidación del impuesto de sucesiones,
  • documento acreditativo de la condición de herederos y
  • documento de partición y adjudicación de los bienes heredados.

Es conveniente dejar abierta una cuenta a nombre de la persona fallecida durante algún tiempo, con algo de saldo, por si hay que recibir o realizar algún pago (por ejemplo, si tuviera derecho a devolución en la declaración de la renta). 

Cambio de titularidad o cancelación de contratos de suministros del hogar: Luz, agua, teléfono, vehículos… Para todos estos trámites necesitará, al menos, el DNI del fallecido y una copia del certificado de defunción.

Vivienda.

  • Propiedad: en el caso de que el fallecido fuese titular de una vivienda, en el testamento o declaración de herederos se establecerá a quien o quienes pertenece a partir del fallecimiento de su propietario, por lo que, en función de ello, previa aceptación de la herencia y habiendo pagado el Impuesto de Sucesiones, se tendrán que dirigir primero a un notario y posteriormente, al Registro de la Propiedad para cambiar la titularidad. 
  • Alquiler. Si vivía en régimen de alquiler, su cónyuge o pareja, descendientes, ascendientes, hermanos o familiares con discapacidad que hayan convivido con el fallecido, pueden solicitar la subrogación del contrato a su nombre. Si nadie desea continuar en la vivienda, se debe comunicar al propietario, y si no se comunica nada en tres meses desde el fallecimiento, el arrendamiento se extinguirá y los herederos deberán pagar al arrendatario la renta de esos tres meses.

Vanesa Elvira – Abogada en International SOS España