Anabel Campos, Abogada, Coordinadora Asistencia Jurídica Telefónica en International SOS España

Como cada trimestre, este mes de abril, autónomos y pymes se han encontrado con la obligación tributaria de presentar y pagar los impuestos relativos a su actividad. Esto es, el pago de IVA, IRPF o pago del Impuesto de Sociedades.

Debido a la crisis sanitaria que actualmente vivimos y la consiguiente paralización de la mayor parte de la actividad laboral, este colectivo se está viendo con serias dificultades para poder hacer frente al cumplimiento puntual del pago de estos impuestos, por lo que el gobierno ha aprobado en un consejo extraordinario de ministros una moratoria automática de un mes para aquellas pymes y autónomos, cuya facturación no supere los 600.000 euros anuales

Queremos recordar que una moratoria es una prórroga de un plazo que inicialmente se ha fijado para pagar una deuda, es decir: la obligación sigue vigente. Simplemente se amplía el plazo para cumplirla.

El plazo general que marca el calendario del contribuyente de la Agencia Tributaria para la presentación y pago del primer trimestre va del día 01 al 20 de abril. Rebajándose al día 15 si el contribuyente ha optado por el pago mediante domiciliación bancaria.

Con el acuerdo adoptado, estos plazos se ven prolongados hasta el 20 de mayo para quienes hagan el pago directamente en el banco o hasta el 15 de mayo para aquellos que hayan solicitado su domiciliación.

Sin embargo, todos aquellos contribuyentes que ya hayan hecho frente a estas obligaciones fiscales a fecha 14 de abril, deberán tener en cuenta que no se ha establecido ningún mecanismo que permita solicitar su devolución  y beneficiarse así, de la moratoria.

Éstas son las claves del último acuerdo adoptado por el Gobierno en materia fiscal, pero os aconsejamos que para cualquier duda concreta, os pongáis en contacto telefónico con un abogado.

Anabel Campos, Abogada – Coordinadora de Asistencia Jurídica Telefónica en International SOS